Violencia machista

STOP VIOLENCIA DE GENERO

Primeras víctimas mortales por violencia machista en Aragón y Galicia.

Tres mujeres más asesinadas este mes. La cifra de este año se eleva ya a once , más del doble que el año pasado por estas fechas. Este goteo incesante, insufrible, se ha cobrado más muertes en  estos primero años del siglo XXI que el terrorismo de ETA.

El último de los casos pone en evidencia que algo no funciona en esta sociedad. Soraya, una joven camarera de 37 años encontró la muerte en su lugar de  trabajo, temprano, a primera hora de la mañana cuando abría el bar. Un hombre armado de ira le arrebató la vida. Un disparo y silencio eterno. Soraya vivía con miedo. Siempre le acompañaba alguien a trabajar. Ese fatídico día no. Unas semanas antes, a principios de febrero, ese hombre con el que tuvo una breve relación meses atrás había viajado a Zaragoza desde un pueblo de Valladolid donde residía. La esperó en su casa  y  la amenazó con una pistola, la retuvo unas horas hasta que su jefa se presentó en su casa porque Soraya no llegaba a trabajar.

Soraya denunció, se celebró un juicio rápido y ese hombre se fue a su  casa con una orden de alejamiento de 500 metros y la prohibición de tener armas durante cuatro años. Vivía a más de 400 kilómetros de Soraya y con eso tenía que bastar. ¡Qué castigo tan ejemplar!

Algo falla cuando no se ponen TODOS los recursos necesarios para evitar una muerte y otra y otra.. Algo falla cuando no se lucha con TODOS los medios disponibles contra el terrorismo doméstico. No es cuestión de cifras. Detrás de cada número hay una Soraya, una madre, una mujer luchadora que pese al miedo va a trabajar todos los días.

La violencia de género es violencia, es machista y es terrorismo. Hay que seguir denunciando.  En todos las comunidades autónomas existen organismos e instituciones donde puedes exponer tu caso. En Aragón te puedes dirigir por ejemplo al Instituto Aragonés de la Mujer: www.aragon.es/iam